Trabajadores como promotores de marca

Estudios revelan que la actividad de los trabajadores a favor de la marca en redes sociales está permitiendo potenciar la imagen de la empresa, por ello muchas compañías están implementando estrategias para convertir a los empleados en promotores. Los beneficios son muchos.

Solo con una conexión

Pareciera que la manera de hacerlo es fácil, pero solo los trabajadores que sientan realmente que su empresa es fuerte podrá reflejarlo en sus perfiles sociales, compartir sus sentimientos elevará el nivel de respuesta de sus amistades hacia la marca.

Activa en redes

Si además sumamos que la empresa es altamente activa en redes sociales llevará a que sus propios empleados compartan la información, ello multiplicará el alcance y la receptividad hacia sus conocidos.

Más motivos para defender a nuestras marcas favoritas

Defender nuestras marcas favoritas no es solo por el valor que le damos, sino también está ligado al sentimiento de pertenencia, el vínculo será mayor cuando el producto ya es nuestro, inclusive con solo imaginamos que lo es. Así lo revela un estudio sobre la percepción de los objetos.

Cualidades positivas

La posesión o no de un artículo está ligado a los atributos que representa para el consumidor, es decir, si lo tiene existe mayor posibilidad de atribuirle cualidades positivas. Venderlo en lugar de comprarlo influye definitivamente en la valoración del producto.

“Efecto dotación” en la nueva era

Además, el efecto dotación que explica que alguien que tiene un bien lo valorará mejor que quien no lo tiene por temor a perderlo, estaríamos agregando un elemento de nuestra era, lo digital, y es que con solo “tocarlo” en pantalla se estaría creando un sentimiento de posesión.

¿Qué mide el éxito de las campañas publicitarias?

Sin duda la publicidad en redes sociales ha venido desplazando a los medios tradicionales a la hora de hacer campañas publicitarias, pero ¿Resultados como likes e interacciones son suficientes para medir el éxito? Definitivamente las ventas logradas vuelven a resurgir como el mejor indicador de que las cosas se hicieron bien.

Los clicks como valor incompleto

Definitivamente medir solo los clicks pudiera no ser un dato definitivo, ya que estaríamos omitiendo a quienes solo vieron nuestro anuncio y no lo hicieron, y si además de ello sumamos a los que lo hicieron accidentalmente, el dato es mayormente inexacto.

El dato ganador

Si duda llevar tráfico a nuestro sitio es algo altamente alentador, pero si el público que está llegando no es el indicado nuestro parámetro de medición acumularía deficiencias. Es por ello que, al igual que en antaño las ventas son el claro ganador a la hora de medir el éxito de nuestras campañas.

Urge cambiar estrategias de consumo ante nuevos tipos de familias

Las familias han sido siempre una parte importante dentro de las estrategias de consumo, pero en las últimas décadas la diversificación de éstas ofrece grandes retos para las marcas. Identificarlas y conocer sus patrones de conducta nos ayudarán a conectar con ellas.

Millennials están marcando la diferencia

La manera en que los millennials se conducen al formar una familia difiere mucho de otras generaciones, contrastes marcados como buscar tener experiencias de vida antes de tener hijos y no invertir en comprar una casa propia los están definiendo.

Los roles de género

Como resultado del equilibrio de los roles de género, los hombres participan de manera mucho más protagónica con el cuidado de los hijos, por lo cual, las empresas deben empezar a dirigirse a ellos, el beneficio será inmediato y duradero.

Medir conversación en redes no alcanza para entender a las audiencias

Medir la conversación en las redes sociales parecería que nos daría información definitiva para tomar decisiones para la marca, pero un estudio revela que no existe una relación directa entre las discusiones online y las offline.

Cruce de tendencias

Como resultado, la medición de conversaciones de 500 marcas realizada por Engagement Labs donde se cruzaron tendencias dentro y fuera de línea, permitieron conocer que no había correlación entre las discusiones. “Ver” solo lo online no alcanzará para entender a las audiencias.

Reacciones extremas

Aún más, ante las posiciones controvertidas o políticas de las marcas las audiencias suelen reaccionar de manera diferente, los “sentimientos” en línea suelen ser más extremos que en la “vida real”. Además, los “trending” suelen apagarse rápidamente y pudieran no tener impacto fuera.

Social listening

Sin duda, “escuchar” el social listening no puede ser utilizado como fuente única a la hora de planear una campaña o decisión de la empresa. El público no es solo redes sociales, está fuera, y también está influyendo en el destino de las marcas.