¿Qué mide el éxito de las campañas publicitarias?

Sin duda la publicidad en redes sociales ha venido desplazando a los medios tradicionales a la hora de hacer campañas publicitarias, pero ¿Resultados como likes e interacciones son suficientes para medir el éxito? Definitivamente las ventas logradas vuelven a resurgir como el mejor indicador de que las cosas se hicieron bien.

Los clicks como valor incompleto

Definitivamente medir solo los clicks pudiera no ser un dato definitivo, ya que estaríamos omitiendo a quienes solo vieron nuestro anuncio y no lo hicieron, y si además de ello sumamos a los que lo hicieron accidentalmente, el dato es mayormente inexacto.

El dato ganador

Si duda llevar tráfico a nuestro sitio es algo altamente alentador, pero si el público que está llegando no es el indicado nuestro parámetro de medición acumularía deficiencias. Es por ello que, al igual que en antaño las ventas son el claro ganador a la hora de medir el éxito de nuestras campañas.

Segmentar para lograr campañas exitosas

Repetir el mensaje muchísimas veces por cualquier medio no asegura que se quede en la mente del consumidor. El gasto excesivo en publicidad masiva no representará el éxito de nuestra campaña por si sola, y si además sumamos que la manera en la que se hace no es la que los consumidores esperan estaremos invirtiendo dinero en algo que no producirá los beneficios esperados.

EFICIENTAR RECURSOS

Segmentar nuestro mercado sí nos permitirá el uso eficiente de nuestros recursos destinados a campañas publicitarias y una mayor ventaja a la hora de dirigirnos al consumidor, los beneficios para nuestro negocio serán evidentes, sólo es cuestión de ir dejando viejas prácticas y permitiendo que los expertos nos definan cómo poder llegar a nuestros clientes.

Redes sociales permiten conocimiento emocional de las personas

La evolución de la tecnología ha permitido el aumento de la comunicación de las personas por medio de las redes sociales, el compartir información por estos medios no sólo permite que nuestros contactos conozcan algo que nos gusta, también genera información que es analizada y que se usa para entender mejor el comportamiento psicológico de los consumidores. Ésta información de aspecto emocional permite hoy más que nunca entender lo que motiva a comprar. Ahora es posible dirigir una campaña mucho más específica que lo que se podía hacer en el pasado y en la que sólo se basaba en datos geográficos o de edad de los consumidores.